#31 Hebe Uhart o un elogio del prejuicio

Ayer seguía, en silencio, una discusión en twitter sobre Hebe Uhart. La discusión nació porque, uno de los interlocutores señalaba que Hebe estaba de moda en nuestro país y que era necesario pasar a otra escritora. La discusión siguió. Otros interlocutores nombraron a otras escritoras. Era necesario, decían, dejar de canonizarla. Yo seguía en silencio la conversación, y pensaba que en twitter, leer sin comentar es una virtud y, sobre todo, un ejercicio de sensatez. Cuando alguien entra en una conversación ajena (en twitter) y comienza su intervención con un “perdón por meterme” (en twitter), tiendo a pensar que esa persona es sensata y prudente. La discusión se fue olvidando entre los tuits posteriores. Y yo, que leía atento, me arrepentí de no haber intervenido. Pero me sentía un poco orgulloso, también, de no haber hablado.

Pero me desvío. No he leído a Hebe Uhart, y antes que la discusión se produjera, pensaba dedicar uno de los últimos post a ella. Sobre todo, por el prejuicio. Este blog confía en los prejuicios tanto como en lo que hacemos con ellos, es decir, con el efecto que los prejuicios generan. A veces nos interesa un autor porque un amigo ha hablado bien de él, y comenzamos a leerlo. Otras veces, nos interesa su nombre, el sonido que hace cuando lo nombramos frente al vendedor de una librería, o cómo se ven sus letras unidas cuando lo escribimos en Google. A veces lo leemos solo por su portada, o porque ha aparecido en una editorial cuyas portadas admiramos. Hebe Uhart, así, tenía todas las de perder. No nos gustaba su nombre, y ahora nos gusta. Solo porque alguien en quien confiamos refuta nuestro prejuicio –y lo cambia.

Así que bien, este mes llegó a nuestras librería los Cuentos reunidos de esta escritora argentina tan celebrada por Fogwill. La revista Qué Pasa ha escrito sobre ellos y esto es lo que han dicho:

Y quizás ahora -a los que la descubrimos recién- nos corresponda intentar explicar la frase de Fogwill y evitar repetirla como si ahí se acabara todo. Porque lo que sigue es leer a Hebe Uhart y maravillarse con sus historias, pero, sobre todo, con su mirada, con esos personajes que parecieran estar destinados al olvido. De eso hablan los cuentos de Hebe Uhart: de inmigrantes que no la pasan tan bien en Argentina; de familias llenas de personajes algo desquiciados que, a pesar de eso, viven felices; de personas que se enamoran de sus animales, y de mujeres que se enamoran de hombres que parecen animales. Y de la provincia, de esas historias que se tejen ahí, lejos de las luces de la ciudad, en silencio.

Anuncios

Una respuesta a “#31 Hebe Uhart o un elogio del prejuicio

  1. Hola, gente:

    En octubre se estrena “Querida Mamá o Guiando la Hiedra”, obra basada en cuentos por los que Hebe Uhart fue galardonada este año con el Premio Fundación al Mejor Libro Argentino (Relatos Reunidos).

    En la página de Facebook sorteamos entradas y acceso a debates post-obra: http://www.facebook.com/pages/Patio-de-Actores-Querida-Mam%C3%A1-o-Guiando-la-Hiedra/278401892176416

    ¡Los esperamos! :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: